Archivo de la etiqueta: radionita vs orgonita

Radionita vs Orgonita

Conoce la RADIONITA

Hace mucho tiempo que le estoy dando vueltas a el hecho de que hay artesanos que crean “cosas de resina” tan ligeras de metales que a mi me da repelús cuando veo que las venden como ORGONITAS y según ellos tienen unos efectos milagrosos, pero se les olvida mostrarlo con hechos y experimentos. Al final todo se reduce a la experiencia subjetiva de la gente que las compra.

Lo he visto en el grupo de creadores de Orgonitas internacional al igual que en el de España. Y entre los que nos tomamos muy literal eso de las proporciones de resina con virutas, 50% / 50%, nos mosquea bastante esa falta de “proporción coherente”. Así la polémica y discusiones están y siguen estando a la orden del día. Pero todos queremos paz y tranquilidad, así que la mayoría de las veces nos callamos por el bien común.

Pasaron los años y no salia de mi asombro, los artesanos seguían haciendo Orgonitas casi transparentes, eso sí, muy bellas pero al fin y al cabo con tan escasas virutas de metal que es ridículo llamarlas ORGONITAS, cuando NO lo son, pero el simple hecho de abastecerlas con trocitos de cuarzo y un trozo de alambre, al parecer les daba y sigue dando vía libre para bautizarlas con el nombre equivocado.

Cuando compré mi máquina radionica, conocí en profundidad el término RADIONICA como tal. Logré atar varios cabos al instante porque no pude más que reconocer que dicha técnica de “programación a través de la conciencia” y “amplificación de dicho programa” estaba íntimamente ligada a la elaboración de mis queridas Orgonitas, y por consiguiente es la pieza fundamental que justifica la existencia de las Radionitas en sí.

Tuve entonces que romper una lanza a favor de los “pisapapeles transparentes” (sin ánimo de ofender) que tanto quebradero de cabeza me habían producido, y dejarlo estar por el momento.

Más adelante en los mercados de Naturopatía a los que asistí en Marbella y Málaga entre el 2016 y 2017, me acerqué aún más a al concepto metafísico, abstracto y sin duda alguna artístico, pero sobre todo espiritual de estas piezas y otras con similar objetivo. Cuantos parámetros/detalles juntos y revueltos, y todos ellos perfectamente justificables, ya que el arte en sí no es más que la materialización de la desnudez álmica de su creador, y con ello su INTENCIÓN, el OBJETIVO FINAL de toda creación. El USO que se le dará a dicho objeto es lo que justifica su creación en primer lugar. Por esta cuenta de tres…

En el siguiente vídeo te aclaro dos cosas.

¿Que es la Radionica? y ¿Que es la Radionita?

¿TODO OBJETO ARTÍSTICO ES ENTONCES UNA RADIONITA?

Piénsalo bien… no es tan descabellado. Hago un pegote (que de pegote no tienen nada) y proyecto una intención de lo más noble para con la Madre Tierra y los seres humanos etc.…

ala! Objeto metafísico hiper-espiritual listo y funcionando ¿…? Puede que sí y puede que no, y te diré donde está el handycap.

Para eso tengo que desvelar un secreto muy bien guardado. Ya me conoces, hasta que no llegue al fondo de la cuestión, no suelto a mi presa. Y esta vez supone una auténtica REVOLUCIÓN en el mundo de las Orgonitas. Incluso podría explicar el empeño que tienen los estudiosos en general, de seguir despreciándolas, y las burlas que sufrimos los que hacemos Orgonitas con “con-ciencia”.

Verás, cuando di el paso de gastarme 1.200 Euros en una máquina “milagrosa” y que, según sus creadores, “tiene el poder de cambiar el rumbo de tu vida con solo pedirlo correctamente”, lo primero que hice fue… adivina…… desmontarla y ver que hay dentro. Tú lo entiendes ¿verdad?

(En mi defensa diré que en el momento que decidí comprar la máquina radionica, estaba en una fase de Fibromialgia nuevamente crítica, y puesto que ni las Orgonitas ni el Ormus evitaban que mi cuerpo me saboteara, tomé esa decisión porque parecía que el Universo me estaba empujando hacia esa dirección… bla bla bla ¡que leñe! Estaba desesperada y de super bajón, con un brote miálgico que prometía noquearme por completo y dejarme fuera de juego por unos meses mínimo. Hoy pienso y siento que ha sido una buena inversión, y he podido rebajar a la mitad la medicación.) Pero me estoy desviando.

¿por donde iba? Ah, si… el interior de la máquina milagrosa. ¿a que no sabes qué hay dentro de una máquina radionica?…. Esto te va a impactar.

Raspé un poco el filo del bloque grande negro y reconocí ese mismo instante los materiales que se desprendieron. Uno era …. RESINA… y el otro (redoble de tambores) ni más ni menos que VIRUTAS DE ALUMINIO. ¿¡Qué!?

¡Es una frikin O R G O N I T A! Pero de las de verdad.

Eché mano a mis varitas de radiestesia y pasé un buen rato consultando sobre interior de dicho bloque. ¡Que nervios, por Tutates! Confieso que me dieron ganas de cortarlo por la mitad para verificar que lleva cuarzo (con unos detalles que aquí voy a omitir) en su interior. Pero me contuve y confié en los resultados consultando las varitas de radiestesia. Además me acordé de Karl Hans Welz y su cabreo con todos los que hacemos Orgonitas, el negocio que tiene con sus propias máquinas radionicas, y un largo etc.. Por algo será, y ese algo es que las máquinas de radionica funcionan gracias a las ORGONITAS. Osea, que por esta cuenta de tres… una Orgonita (bien hecha) es una MAQUINA RADIONICA potente y que funciona 100% ¿Cómo te quedas?

Ok, esto no explica lo del consenso de llamar Radionita a las piezas transparentes con “algo de metal y cuarzo” en su interior. De hecho, si te pones a pensar, la actual Orgonita es más Radionita que Orgonita. Para medir esto se precisarían aparatos muy sofisticados = carísimos, si es que existen de verdad. Así que, de nuevo no me queda confiar en las mediciones radiestésicas, con varita y péndulo. Para algo tenemos un sistema de detección sublime, capaz de captar 2.000.000 de detalles en un solo segundo. ¿Que no sabes qué es? Nuestro SUBCONSCIENTE. Y este dato no me lo he sacado de la chistera, es un dato científicamente confirmado y estudiado.

A esto es lo que nos lleva investigar con el Aeter / Orgón / Chi / Prana etc., a que volvamos a nuestra propia capacidad de detectar cosas y sacar conclusiones muy fiables por nosotros mismos. Nuestro cerebro solo, y me refiero a la parte FÍSICA, osea neuronas, sinopsis, masa gris, es mucho más potente que el mejor ordenador del mundo. Pero de nuevo me estoy desviando.

¿Porqué entonces he decidido bautizar RADIONITA a las piezas casi transparentes que venden por ahí como Orgonita?

¿Sinceramente? Porque estaba harta de debatir con estos compañeros que con toda su buena intención (algunos porque suben las ventas con las piezas más transparentes), hacían sus piezas y las subían una y otra vez al grupo, insistiendo que “son verdaderas Orgonitas”. Muchos se alejaron de nuestro Grupo despotricando, porque no obtenían el veredicto que ellos querían. Y como esta es y seguirá siendo una práctica muy común, dotar a las piezas con poco metal y mucho cuarzo y piedras bonitas, decidí que era un consenso muy viable para crear una zona neutra de tolerancia y respeto.

¿Pero, así sin más le cambias el nombre y ya está?

No… por supuesto que no. Todos tenemos un denominador común, y es la programación de la pieza y el cuarzo en su interior.

¿Qué programación? Te preguntarás.

Dame un minuto:

Desde años inmemorables se sabe que la energía que nos envuelve, nos penetra, nos mantiene, nos coloca las moléculas en su lugar y las estabiliza cuando ponemos una Orgonita a su lado, por alguna razón que todos debemos dar por hecho, porque esa habilidad se demuestra incluso científicamente (que ahora sin eso no somos nada ni nadie), y es que esta energía en particular

RESPONDE Y REACCIONA A LA CONCIENCIA DEL OBSERVADOR.

Resumiendo significa que cuando “creas un objeto” con ciertos elementos, incluyendo cuarzos (transformador), gemas (transformador), algún metal (repele) y resina como componente orgánico (adsorbe), creas un objeto apto para ser programado con RADIONICA, que “mueve” literalmente el Aeter como un dinamo infinito (adsorbción, transformación, repulsión en bucle por siempre).

¿Y que es la Radionica? Es la habilidad de cambiar la frecuencia de vibración de un objeto a través y con la conciencia del “creador / observador”. Así, sin más… entonces…… (venga, te toca mover ficha, piensa qué significa lo que te acabo de soltar sin anestésia)…

¡CORRECTO! Suena como si tuviéramos el poder de Dios. Pues exactamente y sin lugar a alguna duda, te aseguro que justamente ASÍ ES querido lector. Somos dioses creando… a diario. Pero eso es otro tema que ahora no voy a ahondar en el.

Por esta cuenta de tres, una Radionita es un objeto que lleva la frecuencia de vibración de su creador / programador. Y una vez la resina está bien curada, mantendrá esa programación/vibración por siempre jamás. Hasta que alguien la rompa con un martillo.

A ver, entonces ¿donde está la diferencia entre la Orgonita y la Radionita?

Aquí estoy tocando un terreno que aún está por verificar. Solo te puedo contar las conclusiones a las que he llegado observando mi entorno a lo largo de los años. Aviso que no necesariamente tiene que ir a misa lo que digo aquí. Aún así dejame exponerte mi versión y luego me podrás dar tu opinión.

La Orgonita bien hecha, y me refiero con núcleo de limadura de hierro, polvo de cuarzo (yo uso Cristal de Murano) y su cuarzo principal, mueve dos aspectos de la misma energía. Estoy hablando del

Orgón radiante y el Orgón magnético.

Sin entrar en más detalles ni explicaciones, dejame decir que el Orgón magnético es el que tiene la capacidad de mover el Orgón más denso, osea el que está más ligado a la tercera dimensión. Por eso nuestro cuerpo físico nota y mejora con la presencia de una Orgonita bien hecha. Se obtiene una mayor presencia del Orgón magnético añadiendo limadura de hierro a la Orgonita. Yo las fabrico casi todas con un núcleo de hierro mezclado con polvo de cristal de Murano.

Este aspecto del Orgón fue estudiado a fondo por Wilhelm Reich.

El Orgón radiante por otro lado mueve aspectos mucho más sutiles del Orgón, que supongo que ira desde la cuarta dimensión, por la quinta, sexta, etc. hasta llegar donde quiera llegar. Las Orgonitas hechas solo con virutas de aluminio o bronce, tienen más Orgón radiante que magnético.

Este aspecto del Orgón fue estudiado a fondo por Nicola Tesla.

Una Radionita no lleva núcleo de limadura de hierro ni tampoco suficiente virutas de metal para poder mover el Orgón magnético, pero sí creo que mueve el Orgón radiante mínimamente, por el simple hecho de que la pieza completa haya recibido una orden, una programación de su creador para vibrar a una intensidad específica, ya sea para mejorar el estado anímico de su portador o simplemente para elevar la vibración de un hogar. Sea como fuere, si un simple tronco de madera programado con Radiónica es capaz de cambiar el entorno de un paraje natural, una pieza de resina con apenas virutas de metal es capaz de influir positivamente en el entorno donde este puesto.

Por eso pido encarecidamente a todos los que hacemos Orgonitas y piezas exentas de metal que fumemos la pipa de la paz y diferenciemos entre Orgonita y Radionita por el bien de todos. La Orgonita y la Radionica están íntimamente ligadas, son inseparables. Por eso considero que el nombre de Radionita es respetuoso y se ciñe a la verdad.

Si aún te has quedado con ganas de saber más sobre las Radionitas e incluso deseas conocer otro concepto relacionado, que es la ESOTERITA, mira este vídeo que he preparado para los más curiosos y entusiastas de las Orgonitas y su familia.

¿Buscas Orgonitas?

En mi Tienda Online encuentras toda clase de Orgonitas personales y sus aplicaciones. En toda la Web no existe una tienda tan completa y con tanta variedad, que te será fácil encontrar la tuya.

Quiero visitar tu Tienda!

Visita mi página de TESTIMONIOS y lee las opiniones de mis clientes.