Mi Mezcla personal para hacer Orgonitas

Lo que hace que una Orgonita sea “táctica” o 100% auténtica es la mezcla con la que está hecha. Aquí te voy a explicar en qué consiste… espero que te guste 🙂

A lo largo de los años vamos adquiriendo gustos y preferencias particulares a la hora de hacer nuestras Orgonitas. Cada artesano y artesana tiene su receta particular. Aquí te voy a revelar la mía para que la emplees si tú también quieres hacerlas iguales a las mías, o si simplemente deseas informarte.

Con esto quiero que te sumas a mi filosofía de “compartir siempre lo aprendido”. De nada nos sirve quedarnos nuestros “secretitos” a la hora de hacer algo tan fundamental y necesario como las Orgonitas. Esa manera de actuar pertenece al pasado y no tiene lugar en el presente ni futuro. Queda claro que tienes un compromiso conmigo y el resto del mundo si copias mi receta 🙂 COMPARTE alegremente!

Receta de ORGONANGEL

– resina de poliester

– virutas y limadura de metales como hierro, aluminio, bronce o metal, acero y cobre

– cuarzo lechoso

– polvo de cuarzo de Cristal de Murano

Para ver cómo hago las más básicas, mira este vídeo. A partir de ahí todo es coser y cantar.

Hay algunas muchas que les añado dos gemas particularmente potentes y ayudan a la Orgonita hacer su trabajo.

Estas son:

– La Shungit

– Y la Turmalina negra

Pincha en los nombres para ir a las páginas donde te explico todo sobre estas gemas potenciadoras.

Ya sabes cual es mi RECETA PARTICULAR DE ORGONANGEL. A partir de ahí está claro que puedes añadir más gemas con su vibración particular, que aporta a la Orgonita una propiedad específica según la gema que elijas.

Lo que sí quiero que tengas muy presente es que si colmas una Orgonita con resina transparente porque se la ve más bonita y se vende mejor, estás entorpeciendo la función de las Orgonitas y tu función como “orgonitero / orgonitera”.

Personalmente me concedo hasta un 15% del total para la belleza y transparencia de las Orgonitas. El 85% restante es “mezcla de Orgonita pura y dura”. Solo así está garantizada la función principal de la Orgonita.

Si aún insistes en colmar tus Orgonitas con resina transparente, hazte a ti mismo un favor y no las llames Orgonitas. Llámalas Radionitas, siempre y cuando las programes con una intención espiritual y tengan un mínimo de virutas de metal que lleven en su interior un trozo de cuarzo lechoso o transparente, previamente purificado se entiende. Eso se llama

Radiónica

y es el nombre más adecuado. De esta manera terminamos con las disputas de siempre, ya que tiene igual dignidad la Radionita como la Orgonita.

¿Porqué es tan importante separar estas dos clases de artefactos?

En este artículo te lo explico con todo lujo de detalle. Si no te quieres perder futuras publicaciones y noticias de Orgonangel suscríbete a mi boletín de noticias. Como agradecimiento por tu suscripción recibirás gratuitamente una Guía completa, escrita por mi, sobre el correcto uso de las Orgonitas personales.

Espero haberte sido de ayuda y haber podido aclarar tus dudas.

Nos vemos 🙂